• Columna 7

PELUDOS Y NO PELUDOS… ¿CONSCIENTES?

Por: Elsie Betancourt.


La mayoría de las veces, tener una mascota significa, compañía y deleite; las más comunes son los perros, gatos, peces, loros, periquitos, hamsters, entre otras. Si los tenemos desde cachorros, tejen con sus dueños, lazos fuertes de afecto. He tenido durante mi vida, perros a los que he criado con mucho amor, hasta cuando envejecen sin que pierdan su gracia y encanto. Definitivamente son grandes compañeros para todos: niños, adultos y personas mayores. Acabamos sintiéndolos como un miembro más de la familia, hasta el punto de estar muy pendientes de su bienestar y felicidad; Si no que lo digan los miembros de los Fuenmayor Gutiérrez, con su mascota Yuyi, que es un miembro adorado para todos.


Ahora que adopté un gatico, me suelo preguntar cómo me verá éste: ¿Como su proveedor de alimento y techo? ¿Me considerará su mamá? ¿O por mi tamaño imponente (en relación con él) y mis poderes sobre la luz y la oscuridad de su mundo cuando va a dormir, seré su Diosa? No tengo la menor idea.

En 2012, científicos de todos los ámbitos, entre ellos el famoso físico Stephen Hawking, afirmaban unánimes que los animales estaban dotados de consciencia. ¿Tendrán razón? Estudiosos de la conducta de los felinos sugieren que los gatos responden a las señales sociales de los humanos y que a lo mejor les gustaría interactuar con la gente; también señalan que hay una gran variedad de respuestas en sus actitudes individuales. En mi experiencia, creo que los gatos son menos cooperativos que los perros. No obstante, mi gato Nina, “hechiza mis ratos libres” con su alegría. Debo reconocer que se han presentado unos episodios desafortunados como orinarse por cualquier parte, en camas o en muebles, en mi ropa (a pesar de tener 2 areneros), acciones que tuve que tratar de resolver con la ayuda de un veterinario, quien sugirió lo castrara. La cosa ha mejorado, sólo hace sus necesidades en el arenero, pero sigue hiperactivo y juguetón.

Están pasando muchas cosas en el mundo y la mayoría de ellas muy desagradables; ver al gato hacer volteretas, cazar mosquitos, intentar escalar paredes para cazar una lagartija furtiva, me divierte mucho. El sólo verlo juguetear con cualquier cosa (un hilo, una bola hecha de papel periódico) es un mecanismo para escapar del stress del día. Pensaría que los gatos caseros no necesitan a nadie para sobrevivir. Quizás tengan menos de 10.000 años de estar con los humanos y tienen pocas diferencias con los silvestres. Pareciera que la motivación principal que tienen son simples respuestas a lo externo con sus instintos programados. Si se mueve algo, su curiosidad lo lleva a investigar cautelosamente. Cuando en la mañana llora y ronronea, frente a la puerta de mi cuarto, (la cual siempre está cerrada) para pedir su comida, me imagino un diálogo en su cabeza peluda, algo como: “Hey, levántate, dame mi comida que tengo hambre, o también “¡Ya está bueno de dormir”!


Si coincidimos en que los perros y gatos son muuuy conscientes de sus necesidades y es por lo que muestran todos esos comportamientos, es difícil pensar que los cerdos, las vacas, los pollos, los tiburones, las ballenas, los manatíes, etc…. no lo sean. Creo que desde ese punto de vista, estamos en problemas, porque en las instalaciones de producción de alimentos en todo el mundo, por lo general, los animales se tratan como máquinas sin sentimientos ni experiencias, son sólo material alimenticio y es una concepción muy arraigada en nuestra cultura consumista. Triste pero muy real… Este tema ya es materia de otro artículo…

Volviendo al tema gatuno, tal vez nunca pueda obtener una respuesta al porqué de sus rarezas en su vida cotidiana… porque éstos (los gatos) no revelan fácilmente sus secretos. Puedo decir desde mi experiencia que los perros son como nosotros: fieles, amorosos, inteligentes, juguetones, recocheros, no son misteriosos… los gatos son más cerebrales, son conscientes de todo lo que les rodea… y cada especie tiene su encanto y linaje; ojalá se profundicen los estudios sobre si los animales peludos y no peludos, son o no seres conscientes… creo que nos llevaremos muchas sorpresas porque yo, sin ser una científica o una veterinaria, considero que sienten como nosotros; es chévere descifrarlos y quererlos, respetando su naturaleza.

17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo