• Columna 7

OBJETIVO 4 ¿TRIUNFO O FRACASO DE JUSTICIA Y PAZ?

Por: Josselyn Beleño Vides.


He pretendido abordar la realidad social o histórica no solo del mundo sino también de manera particular de nuestro país, a través de la cultura, el arte esta vez es a la luz de una pieza literaria que para mí es muy interesante y que he considerado puede enriquecer mucho los procesos de documentación de los colombianos en el marco del estudio de una realidad siniestra y nefasta de nuestra historia como patria y sociedad, “el conflicto armado interno”, se trata en esta ocasión del libro OBJETIVO 4, del escritor y periodista Germán Castro Caycedo, no en vano fue el libro a su lanzamiento con el mayor registro en número de ventas. Es preciso expresar que es este quizás uno de los ejercicios de lectura que más he dinamizado y disfrutado dentro de su género primero por su contenido, y segundo por la metódica narrativa, por su contenido mismo es precisamente al que más me he detenido a realizarle un análisis y complemento investigativo pues se menciona un tema que siempre ha sido muy álgido para el país que en sus tiempos fue la ley de Justicia y Paz, un paso para el amparo a la desmovilización de paramilitares.


La desmovilización de Carlos Castaño uno de los jefes paramilitares de más renombre en la historia colombiana, lo que en apariencia pareciera ser uno de los logros más significativos del Estado con la mencionada ley pues ya discutir cuales habían sido los orígenes de dichas fuerzas insurgentes o sus ideologías políticas de contrariedad a las guerrillas comunistas; el Estado en su deber de guardar y garantizar los fines esenciales del mismo, considera que a puertas de esta ley logrará el desarme de los mismos, no obstante no se previnieron factores que fueron influyentes en el aparente fracaso de la misma.


Entre estos factores podríamos considerar dos grandes e influyentes, el primero sería la infiltración de narcotraficantes en el proceso para obtener beneficios de la misma ley, tales como la regularización de sus propiedades y beneficios en materia judicial, entre otros, lo cual lo lograron comprando a los frentes para que declararan como sus compañeros de grupo; así como lo segundo seria la aparición de las denominadas águilas negras quienes son consideradas la disidencias de dicho proceso, todo esto nos da luces a pensar si actualmente se podría presentar el mismo fenómeno con la denominada Justicia transicional pretendida con la guerrilla.


Siguiendo la línea del autor nos trae nuevamente en este libro una serie de narraciones vivenciales, lo que lo hace particularmente atractivo puesto que desde el punto de vista de la practicidad y la utilidad, es un escrito que nos brinda conocimientos, herramientas y estrategias, para lograr la trasmisión de la idea principal pero partiendo desde una real experiencia; si bien el autor lo que pretende a través de este libro es narrarnos hechos que bien si pudiesen pasar a ser historia pues desde un sentido amplio la lucha contra la guerrilla insurgente de izquierda, el paramilitarismo y el narcotráfico, han marcado o han ocupado un lapso importante y atención suficiente de la vida, la sociedad y el gobierno colombiano. También es importante entender que el autor además de narrar los hechos realiza y nos exhorta a un trabajo investigativo, toda obra literaria lleva consigo un tinte propio de la escritura o elementos necesarios para que se configure una buena obra son de resaltar en el mismo el ya mencionado trabajo investigativo, imaginación y la utilización de herramientas entre las que se pueden destacar las electrónicas y demás para poder contextualizar o ubicar al lector en el espacio lugar de la narración.


No menos importante es destacar las figuras literarias que utiliza el autor para manejar, mantener y retener la atención del lector. Destaco de manera ejemplar la manera como el mismo maneja la figura del suspenso pues al ser un libro de operaciones militares y la narración de las vivencias que estas llevan implícitas es de especial cuidado no manejar un discurso plano y soso donde se le reste la tensión, emoción y todo tipo de sentimientos y sensaciones que pudieron haber experimentado los protagonistas. Gracias a estas variantes también se logra pasar por todo un abanico cultural referenciado en el mismo.


Como tema sustancial del escrito el autor se refiere a los grandes golpes dados por la Policía Nacional de Colombia al denominado “Clan del Golfo” Clan Úsuga, Los Urabeños, Bloque Héroes de Castaño y Autodefensas Gaitanistas de Colombia, entre otros, han sido los seudónimos para esta abominable organización delincuencial la cual forma parte del conflicto armado en el país y que según expertos posee una gran estructura organizacional, ya que tiene un numero considerablemente elevados que ronda entre los siete mil, y se le atribuye también el tráfico de droga en territorio nacional e internacional, aunque se estima que su operación data de comienzos de 2006 y a pesar de los grandes golpes que ha recibido a sus máximos cabecillas por parte del Estado colombiano aun en lugares como por ejemplo en la mojana sucreña tiene una presencia y actividad latente.


Se deleita el autor narrando no solo las operaciones militares ni lo extraído en las entrevistas con los miembros de la policía de los que recolectó la información para realizar su obra, sino también las mañas y vivencias de esos por así llamarlos actores del conflicto. De nuevo sale a relucir como muchos insurgentes, terroristas y delincuentes disfrazan sus acciones bélicas en supuestas ideologías para obtener benevolencia de la justicia a la hora de juzgar sus delitos y encontramos el denominador común de los nuevos grupos al margen de la ley: el narcotráfico, a la larga estos grupos van más allá de luchas por la opresión del pueblo y por el interés de lucha van arrasando con ellos las vidas de la población civil en su huida del Estado quien también por su deber y esencia de ser el principal garante de la seguridad de los conciudadanos, ejerce esa funciona a través de sus Fuerzas Militares y Policía Nacional.


Existirán desde luego quienes difieran de estas ideas, en particular me abrió luces a plantearme el interrogante si efectivamente el proceso de justicia y paz fue un triunfo o fracaso, también el hecho de que se precise el trabajo de una institución como la Policía Nacional de Colombia quien en la actualidad posee índices de popularidad reprochables para algunos sectores.


#Realidad #Delincuencial #Fracaso


172 vistas2 comentarios

© 2020 Desarrollo web by WAKAR MEDIA & BUREAU

Dirección General: Rafael Porto C.