• Columna 7

UNA VERDAD A LA CARA: FUERZA CIUDADANA, EMPEZÓ EL DESCENSO

Por: Ariel Quiroga Vides. Abogado.


Vamos al grano, Fuerza Ciudadana avanzó con la elección de la Dra. Ingrid Aguirre para la Cámara de Representantes, lideresa que fue cabeza en una lista cerrada del mencionado grupo político ¿pero acaso es normal que no obtuvieran la votación para el umbral y por consiguiente para escoger por lo menos a un senador?


La respuesta es no, porque Fuerza Ciudadana hoy es el status quo del departamento del Magdalena, cuenta con una poderosa maquinaria burocrática, la cual está compuesta por un sinnúmero de funcionarios y contratistas, que incluso abandona sus funciones para participar en actividades del orden político, pero como culparlos, si de no hacerlo son amenazados con perder sus trabajos, y cualquiera piensa dos veces antes de colocar en riesgo el sustento de su familia.


A lo anterior, es importante recordar que tienen el control de entidades del orden mixto (público-privado) y más de veinte hospitales en el departamento, además del manejo político que le dan a la secretaría de educación distrital y departamental, con la que también aceitan la maquinaria proselitista y electoral, y como pasar por alto el absurdo esfuerzo publicitario por vender un discurso abiertamente marcado de resentimiento, odio de clases y exageraciones.


Hay que aclarar algo, en el departamento del Magdalena nadie tiene el poder político y financiero que tiene Carlos Caicedo y su movimiento, como ya lo hemos explicado, basado en la gran maquinaria y burocracia a su servicio, en otras palabras, son el establecimiento, la nueva clase tradicional y una muy poderosa.


Pero las elecciones a Senado han mostrado que el Rey está desnudo, que toda la maquinaria y burocracia no pueden cubrir la degradación propia de un partido que perdió la conexión y la sincera empatía con el pueblo, con los emprendedores, con los empresarios, con el turismo, con el agro, con nuestros pocos industriales, y que por más que las bodegas no descansen compartiendo cuanta publicación naranja salga, la realidad es una, han perdido su mayor apuesta política, la personería jurídica como partido político y la representatividad en el Senado de la República.


Mil Ingrid Aguirres no pueden cubrir el descalabro monumental que significó que Fuerza Ciudadana no pudiese obtener una curul en el senado, porque no les alcanzó ni para pasar el umbral electoral, además que es muy diciente que el candidato de la lista a Senado que más votos obtuvo, no fuera Rafael Martínez, ex alcalde de Santa Marta y segundo al mando del movimiento, sino Gilberto Tobón Sanín, un paisa entrado en años, con opiniones bien fundamentadas, pero sin burocracia, estructura política y sin llenar a Antioquia de vallas incendiarias para convencer como sea a los electores.


Lo más triste en Fuerza Ciudadana no es el estrellón que les pegó la realidad, sino como quemaron a Gilberto Tobón Sanín con una de las cinco votaciones más grandes del país, en otra lista, no solo habría sido escogido él, sino que habría ayudado a la elección de otros candidatos.


La derrota de Fuerza Ciudadana es un mensaje muy claro de debilidad, es una señal de que se les puede derrotar en las urnas, por lo que es hora de que las fuerzas democráticas del Magdalena se unan, corrijan los errores del pasado, se ganen con sinceridad la simpatía del pueblo, viralicen el mensaje de que sea cual sea el gobierno nacional hay que trabajar de la mano con este para lograr las inversiones que necesita el territorio, y que entiendan que las luchas ideológicas son eso, luchas de tertulia, porque al final al desempleado le importa conseguir empleo, al joven estudiar o emprender, al empresario tener seguridad de sus inversiones, al deportista que se le apoye, y al que no le alcanza para sostener a su familia, que se le den las condiciones para llevar pan a la mesa.


Esta columna la escribo sabiendo que es el sello final a mi persona, que seré marcado como un “recio opositor” sin detenerse a los fundamentos de mis protestas, pero bueno debo ejercer mi derecho democrático a opinar, aunque a algunos que fueron escogidos en democracia, esa garantía les fastidie.


Esta columna la inicié montado en un avión rumbo a un lugar del territorio nacional donde mi equipo (UNO LEGAL) y el suscrito defenderemos la curul del representante a la Cámara por Cambio Radical el Dr. Jorge Méndez. Seis días después retomo este artículo para terminar diciendo esto; Fuerza Ciudadana ha recuperado votos en el resto del país, pero en el Magdalena han perdido mas de 20.000 votos en los escrutinios, esto no solo demuestra que hicieron arder en la hoguera a Tobón Sanín, sino también que en el departamento que gobiernan, han impuesto las mismas lógicas de corrupción que tanto le critican a los partidos de derechas, pero son ciegos, sordos y gritones, por que para ese movimiento todos son culpables de sus errores, menos ellos.


P.D.: La firma que represento si logró la curul que salió a pelear.

104 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo