top of page
  • Foto del escritorColumna 7

UNA REFLEXIÓN FRENTE AL FEDERALISMO

Por: Camilo David Hoyos. Abogado y docente universitario.

 

Colombia trasegó entre 1865 y 1886 por el Sistema Federalista que entre otras cosas es un aporte del sistema de E.E.U.U al constitucionalismo mundial y quien lo creyera, la izquierda recalcitrante que representa Carlos Caicedo, hoy lo viene promoviendo.

 

Entonces donde queda el antiimperialismo Yanki. Que contradicción tan absurda.

 

De otro lado fue un sistema que no resultó en Colombia porque los visos de destrucción y desunión de la República colombiana salieron a la vista, lo que representó que en esa época el ilustre estadista costeño Rafael Núñez expresara la célebre frase “REGENERACIÓN o CATÁSTROFE”, que tanto fortaleció la unidad de la nación, porque nuestra República adoptó nuevamente el sistema centralista que no es absoluto si no relativo porque se sustenta también en la descentralización administrativa.

 

El sistema federal tiene como filosofía la descentralización total más no absoluta, lo que significa que las funciones ejecutiva, legislativa, judicial y el orden público son autónomos del poder central, es decir, la función legislativa sería ejercida por un congreso estatal, la función judicial sería estatal y no en nombre de la República de Colombia como lo son hoy, y el gobernante estatal o provincial actuaría como reyezuelo en su reino, se imaginarían a Caicedo gobernando bajo ese sistema, si somos centralistas y el actúa de manera arbitraria, imagínenselo como gobernante en el federalismo, sería un reyezuelo sin controles.

 

Desde mi posición filosófica y política expreso categóricamente no al advenimiento del sistema federal, Colombia mi país no está preparada para la adopción de ese sistema, sería el caos y la desintegración total, no solo desde el punto de vista político, sino también económico, financiero, cultural y social.

 

Más bien apostémosle y fortalezcamos la regionalización como forma de descentralización administrativa, eliminemos a los departamentos que hoy son órganos burocráticos que se llevan una buena tajada del poder central y dejemos que las regiones actúen como organismos de intermediación y complementariedad entre la nación y el municipio, función que hoy ejercen los departamentos.

 

Hoy en la realidad existen sectores territoriales más ricos que otros que deben contribuir a fijar un equilibrio económico y social a través de los ingresos corrientes de la nación, que de darse el federalismo esos sectores deprimidos lo seguirían aún más y se profundizaría la pobreza.

 

No al FEDERALISMO, nuestra patria requiere de unidad y no de desintegración; además no tenemos la madurez política para adoptarlo.

 

Mi propuesta sabia al estilo de Rafael Núñez es la Unidad de Colombia no su desintegración.

 

Más bien fortalezcamos las regiones como polo de desarrollo y lo que hoy se gastan los departamentos distribuyámoslos en los municipios y distritos y verán los resultados positivos que ello generaría, descontando los costos que derivan del sostenimiento de las regiones.

 

Colombia con resultados muy positivos con los Corpes Regionales que generaron

desarrollo para los municipios, tuvo una bella e importante experiencia.

 

Por ello no le apuesto al FEDERALISMO que equivaldría a constituir pequeñas repúblicas independientes peligrosas para la Unidad de la patria.

 

Fíjense lo que está pasando en España con Cataluña y los españoles en defensa de la unidad, no a la separación Vasca.

 

Conciudadanos, mi invitación concita de manera categórica que no acompañemos esa locura e irresponsabilidad con nuestra patria.

 

¡La Unión hace la fuerza!

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page