• Columna 7

SOMOS TESTIGOS DE LA OSCURIDAD VIRAL, VOLVEMOS AL PASADO

Por: Esperanza Niño Izquierdo.


“Las epidemias han tenido más influencia que los gobiernos en el devenir de nuestra historia”.


George Bernard Shaw.


La humanidad ha sufrido varias veces ataque de enfermedades que han devastado una buena parte de la población mundial cuya expansión y contención abarca décadas enteras o siglos, lo cual ha llevado a la destrucción de Imperios, declive de civilizaciones modificando el curso de la historia, marcando cambios de época y mostrando un fenómeno singular que parecería demostrar que el tiempo avanza de forma circular. Nos referiremos a la que entre otros casos se produjo hacia el año 1788, cuando en Europa se extendió una penosa enfermedad que provocaba un miedo infernal al contagio y a la muerte. La Viruela, también llamada la Flor negra (por las marcas que dejaba en los cuerpos). Se sabe que este virus esta datado desde la época de Ramsés V, hacia 1175 a.C., quien murió víctima de este mal, lo cual se ha establecido por las marcas que se encontraron en su piel momificada.


El origen del mal también se ha detectado que pudo venir de la india y de China y se expandió indiscriminadamente por las rutas comerciales, llegando a América hacia el siglo XVI traída por los conquistadores españoles. Causando la muerte a más del 90 % de la población indígena, en una proporción mayor que las mismas armas de los colonizadores.


La viruela puso fin al Imperio azteca después de la llegada de los españoles en 1519, ya que diezmó enormemente su población, lo que contribuyó a que fácilmente fueran sometidos por las tropas de Hernán Cortés. Una situación igual le ocurrió al gran Imperio de los Incas.


Europa, por su parte también fue duramente atacada por la enfermedad, y se ha estimado una pérdida de población de 60 millones de personas entre el Siglo XVIII al XX. Siglo en que se erradicó totalmente la enfermedad.


Las vacunas transforman la ruta de la historia y cierran el círculo intemporal


La Literatura es una fuente imprescindible de información y de riqueza cultural invaluable. La novela Histórica, permite a los lectores vivir la historia paseando por los vericuetos del tiempo y del espacio para encontrar los hechos que cambiaron una época, la ideología, y dieron lugar a grandes avances científicos. En general, es el mar imprescindible donde debemos navegar para descubrir y vivir las vidas de los personajes que forjaron la historia.


Así pues, en esa búsqueda encontramos, cómo, cuándo y de qué manera llegó la Vacuna de la Viruela a América, que en ese entonces era la fuente de riqueza más importante para el decadente Imperio Español de Carlos IV.


De la mano de varias escritoras que poco se conocen y que realizaron decididamente una investigación para descubrir en los documentos arrumados en las bibliotecas y parroquias de la época colonial, hoy aún anaquelados en la Coruña Española y en Madrid. La historia de una mujer, 22 niños, tres médicos y varios auxiliares, que llevaron a feliz término la “Real Expedición filantrópica de la Vacuna” de la Viruela.


La primera novela historiada, escrita en 2007, por Julia Álvarez, recrea la vida, el sufrimiento y entrega de Isabel Sendales, la enfermera y Rectora de un Orfanato – La Inclusa– en la Coruña, que es contactada por el director de la expedición el Dr. Balmis, quien llevará inoculada en los niños huérfanos, a su cargo, la vacuna a muchas millas oceánicas hasta llegar a América. Esta escritora encuentra en Isabel Sendales la musa que inspirará a su protagonista que es una mujer que escribe también las vidas paralelas, la suya propia. Alma Huebnerm y la de Sendales.


Por otra parte, “Angeles Custodios”, escrito 5 años antes que la muy publicitada “Flor de Piel”, de Javier Moro, por Almudena Arteaga (2010), que relata con una narrativa sobrecogedora la historia que comienza en el orfanato que Isabel Cendal regenta en La Coruña a donde llega Francisco Javier Balmis médico destacado que ha sido designado por Carlos IV para llevar a cabo la expedición que erradicará la viruela en América del Sur. “Balmis llevará consigo varios niños que portarán la vacuna y le propone a Isabel que le acompañe en el viaje, al que también se suma José Salvany, un joven cirujano. Juntos emprenderán un largo recorrido repleto de aventuras, logros y también sinsabores, que cambiarán la vida de todos para siempre y les descubrirá nuevos territorios geográficos y emocionales”.


Javier Moro en “Flor de piel”, se explaya en explicar el tema de la variolización utilizada en Europa y que consistía en infectar deliberadamente a la persona, introduciendo con aire a presión, costras de viruela, por la nariz. Los que recibían este tratamiento, contraían un tipo más benévolo de viruela y desarrollaban una inmunidad de por vida. Para luego llegar al punto nodal del asunto que impacientaba al Rey Carlos IV, y que estaba causando estragos a lo largo de su imperio. La viruela, esta enfermedad había “incidido más en la Historia de España que las Revoluciones o movimientos de armas”, había acabado con la dinastía de los Habsburgo y afectado notoriamente a los Borbones. Y de otra parte estaba arrasando los ingresos provenientes de las colonias debido a la pérdida de fuerza laboral por las víctimas que la viruela venía cobrando. Tal como lo hacían saber en carta recibida del Cabildo de SantaFé de Bogotá, lo mismo que el de Caracas, Lima y México, en el cual informaban como la epidemia que los estaba asolando y que perjudicaba a los ricos colonos peninsulares Europeos quienes pedían el auxilio de la Corona.


Explica con detalle Moro, como el médico inglés, Edward Jenner, en 1796, había realizado un descubrimiento clave, gracias a un “experimento que mostró que la inoculación de una variedad similar de la viruela, que está presente en las vacas, podría protegernos contra la enfermedad”. De allí su nombre Vacuna proveniente de “Ganado Vacuno”, nombre que se utilizaría después y hasta hoy, a todos las fuentes de inmunización contra enfermedades virales. Estos hechos eran referidos, desde luego, por el Dr. Balmis al Rey Carlos IV.


Como podemos inferir de estos relatos, la vacuna descubierta por el inglés y transportada desde España por 22 niños que fueron inoculados previamente, comenzando de a uno por uno y que durante la travesía serían inyectados cada 2 semanas lo que garantizaría la vacuna en su estado vivo. El descubrimiento de Jenner, fue decisivo para el posterior programa de vacunación, con lo que se marca un antes y un después, toda vez, que muchas vidas fueron salvadas mediante la inoculación de un fluido animal en los humanos. También se produjeron cambios en las estructuras jerárquicas de la Corona, ya muy debilitada en América, sin dejar de lado la injerencia directa que cobró la Iglesia católica, toda vez, que el propio Rey Carlos IV, debió solicitar al Papa que expidiera una Bula mediante la cual santificara la práctica de la vacuna y así garantizar que los obispos de la Nova España y México, apoyaran la “Real Expedición”, convenciendo a los fieles y a los “convertidos” a que permitieran ser vacunados en “nombre de Dios”. Balmis y su expedición llegó a introducir la vacuna y salvó millones de vidas en Filipinas y posteriormente a la China, de donde se supone había salido la enfermedad por las rutas del comercio. Un círculo que supuestamente se cierra en el tiempo y en espacio.


Vuelve el tiempo


“En 1967, entre 10 y 15 millones de personas contrajeron la viruela, y la Organización Mundial de la Salud lanzó una campaña mundial de erradicación basada en la vacunación. Gradualmente la enfermedad se fue concentrando sólo en el Cuerno de África, y el último caso conocido ocurrió en Somalia en 1977”. (National Geografic. Informe).


En 2020 llegó de la China un nuevo Virus, del que todos conocemos, El Covid-19, que supuestamente fue creado artificialmente en China y de allí se escapó al mundo, cobrando miles y miles de vidas alrededor del planeta. Es muy sintomático para esta tesis, como se vislumbra un desarrollo circular en el cual los hechos históricos se van cerrando, cuando desde los confines de la misma China salen miles y miles de dosis que inmunizarán a una gran parte de la población mundial, convirtiendo esta vez sí, al subcontinente Chino, en una gran potencia, no solo en lo económico, como en el campo social por lo que muchos países le quedará eternamente en deuda.


¡Volvemos al pasado!

377 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo