• Columna 7

SE ACABÓ EL AMOR

Actualizado: jul 19

Por: Rosember Rivadeneira B.


Desde hoy no quiero más.


No pretendo que lleguemos a viejos acompañados y al mismo tiempo odiados.


No deseo culminar mi existencia terrenal con una persona que se empeña en opacar mis virtudes y que a mis faltas no se cansa de resaltar.


Me resisto a continuar con quien se distancia de la tibieza de mi cuerpo, prefiriendo a los quehaceres del hogar y las nimiedades del celular.


Es imposible continuar con quien cree que el amor es la copa de vino de un deber que resulta imposible de beber.


Siempre tuviste fuerza para batallar y miles de excusas para negarte a amar.


No vislumbraste que el amor es el bálsamo divino que en el alma sofoca la tempestad.


Es un acto de debilidad insistir en una relación que sobrevive por la imposición del hábito y la presión social.


El pasivo de la angustia y el dolor superaron al activo del amor y todo se tornó en una triste decepción.


Sufriré al partir, pero más me dolería persistir en algo que a mi corazón no tiene cómo nutrir.


Aprendimos la lección. En el abrigo de otros brazos no permitiremos que nos roben la atención de la persona que merece nuestro amor y dedicación.


No pactaré con alguien que crea que le convengo. Buscaré a otra alma que, al igual que yo, sienta que nos merecemos.


Entre tú y yo se acabó el amor.


Te agradezco, te abrazo y me despido, marcho sin rencor, a pesar que se acabó el amor.

208 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo