• Columna 7

¡SÉ TÚ, EL ÁRBOL QUE BRILLE TODO EL AÑO!

Por: José Eduardo Barreneche Ávila.


"Llegó diciembre". De pronto esa será la primera canción que escuchemos hoy. Sonreiremos y nos pondremos nostálgicos seguramente. Diciembre es de muchos contrastes. Tiene alegrías, tristezas, recuerdos, en fin, todos los sentimientos. Hay quienes lo aman, otros prefieren decir que otra época fue mejor. En todo caso llegó diciembre, y desde ya quiero que seas el mejor mes, o más bien, la corona de este año maravilloso que, como todos, ha traído alegrías y tristezas. Pero como sé que se irá tan rápido como llegó, quiero que en mi hogar, el arbolito llegue y se quede todo el año. Que me llene de sus luces los doce meses siguientes. Y no se trata de dejarlo en la sala solamente, no. Por el contrario, haré todo lo posible para que ese árbol con todas sus luces se quede en mi alma los doce meses siguientes, hasta cuando nuevamente diciembre me salude.


¿Quieres ser un arbolito que brille todo el año?,¿Cómo hacerlo?


Diciembre es un mes para amar y valorar lo que tienes. Regala amor, valora lo que tienes, besa y abraza a todos los que tengas a tú alrededor. Si no te es posible por esta pandemia, regala una sonrisa y una mirada. Con ambas podrás desatar el enfriamiento del amor, de la amistad y hasta de ese hielo que cruza y enfrió una relación. Anímate, vuelve a amar y valorar.


Da lo mejor de ti. Todos los seres humanos tenemos actos y talentos excepcionales. Es el momento para que pintes, escribas, cantes, trabajes y hagas todo aquello que te haga feliz. Estoy seguro que cuando cumplas con ese cometido sentirás una satisfacción enorme. Trasciende y haz lo que quiere tú espíritu.


Pide perdón a quien le hayas fallado. A tú mujer, a tú ex novia, a tus padres, amigos, hermanos, familiares, etc. A todos aquellos a quienes les hayas fallado pide perdón y enmienda los errores que cometiste. No es nada bueno que la vida pase y muchas personas te tengan rencor. Debemos tener menos enemigos y más amigos.


¡Se feliz! Si, es muy fácil decirlo. Algunos dicen que la felicidad es una bendición, otros que es simplemente una conquista. Sea lo uno o lo otro, la felicidad es una decisión. Decide ser feliz con lo que tienes y con quienes puedes hoy. Abre una cerveza, sienta a tú novia, esposa, padres, amigos, familiares y comparte esa felicidad que tienes. Prométete que durante los siguientes 12 meses serás feliz.


Regala ternura. La palabra ternura siempre se ha asemejado al amor. Es así como los poetas la han manejado lingüísticamente. Déjame contarte algo. La ternura es algo sublime, que se desprende del amor. Otros mencionan que la ternura es la palabra más serena y que se asemeja al amor. Gracias a ella se solidifica el vínculo afectuoso. Con ella también se amparan los hijos para poder seguir aprendiendo de la vida. ¿Cómo regalar ternura? Agarra suavemente la mano de tú pareja, dile lo bella que es. A tus padres llévales un bocado de comida a su boca, comparte con ellos y, a tus amigos y familiares, dales un abrazo, ese abrazo fuerte rompe costillas. A tus hijos dale un beso en su frente antes de acostarse. Recuérdales que tan importantes son en la vida.


Llama a tus amigos. La amistad es sagrada, engrandece el corazón, reconforta el alma. Los amigos son una extensión de tú familia. Comparte con ellos. No cae mal reunirse, así sea virtual por esta pandemia y compartir con ellos. Vaya terapia enriquecedora que es reunirse con ellos, allí precisamente nos percatamos que un amigo realmente vale oro.


Ríe a carcajadas. Sí, ríe una y mil veces. Por todo lo que te ha ocurrido. Por el momento de rubor que te sucedió, o por aquella aventura que tuviste. Ríe y ríe, sea solo o acompañado. Que el mundo quede sordo por las carcajadas con las que alegras al universo.


Ora con fervor. No olvides hacerlo. Conecta tú espíritu con el arquitecto del mundo. No importa qué religión profeses. Orando se apaciguan las penas, se olvida lo que aqueja, y se adquieren energías para seguir viviendo. Ora y ora. Seguramente esta será la mejor terapia que te permitirá desintoxicarte cuando el mundo se vuelva cansancio, trabajo, conflicto y sin razón. En ese momento la oración te hará entender, como dicen por ahí, que después de la tormenta llega la calma.


Comparte con la naturaleza. El mar, la montaña, los árboles son seres vivos que se conectan con nuestro espíritu. Cada día el ser humano quiere más a la naturaleza. Ella tan abusada recientemente, hoy ha tomado su protagonismo gracias a las arbitrariedades a la cual la hemos sometido. La naturaleza es aquella novia que siempre nos espera y sale a nuestro encuentro. Te caerá muy bien respirar su generosidad. Refúgiate unos días en ella.


Por primera vez en este diciembre, compra estrictamente lo necesario. Dedícate a regalar a los más necesitados. Hazlo según tus posibilidades, y luego de regalar, ama, valora, se feliz, regala ternura, ríe a carcajadas, refúgiate en la naturaleza, llama a tus amigos, y ora con fervor, ya que solo así, estoy seguro, tendrás un arbolito lleno de luces en tú alma no solo este diciembre sino todo el año 2022.

Así que anímate, bienvenido diciembre, y se TÚ, el árbol que brille todo el año.

¡Nos vemos pronto hasta cuando mis letras lleguen directamente a ti!

42 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo