top of page
  • Columna 7

PADRES REFERENTES

Por: Rafael Castañeda Amashta.


Nunca pierdo la oportunidad de ir a mi pueblo, Fundación, ya que se convierte en una excusa para evocar mi buen pasado, porque me recuerda quien soy y porque me permite disfrutar la compañía de familiares y amigos. Además de eso, porque como dice la canción, ´Parrandas Inolvidables´, del compositor Gustavo Gutiérrez, ´yo no puedo separarme de las cosas mas hermosas, más ligadas a mi vida´.


Es por eso que el pasado lunes feriado me encontraba en un populoso barrio de mi pueblo, cuando comenzó un aguacero que impidió que realizara la diligencia que iba a hacer. LLovía tan fuerte que las gotas tenían que hacer cola. Como ya es costumbre, jóvenes y adultos salen a las calles a correr o jugar durante los aguaceros. Enseguida recordé mi infancia, cuando la lluvia era un pretexto para jugar fútbol en plena calle y también cuando al apretar más, salía con mis amigos a trotar alrededor de la plaza principal.


Al regresarme en mi vehículo para mi casa, observé un grupo de adolescentes que caminaban descalzos, y algunos iban sin camisa. Mientras manejaba contemplaba la lluvia. De pronto, me invadió una corazonada que sienten las abuelas cuando algo va a ocurrir, por lo que ´hundí la chancleta´ para salir del sitio. Había recorrido unos metros, cuando sentí que una piedra grande lanzada por uno de ellos, había impactado en la lata de mi vehículo. Ese pálpito o intuición que tuve antes que eso sucediera, fue lo que evitó que algo mayor pudiera pasarle a mi integridad o al vehículo.


Sentí una ráfaga de espanto y una sensación de miedo, provocadas por la percepción del peligro y cuando miré por el retrovisor, los ví huyendo como cobardes. Enseguida, sentí tristeza porque no había ninguna razón, para que hubieran hecho ese ataque al vehículo o a la persona, que en ese momento estuviera pasando por ese lugar. Lo hicieron, tal vez porque son adolescentes que están confundidos y llenos de temores, porque sus familias están fracturadas y sus padres, no le han indicado el camino que deben tomar en la vida. También porque sus vidas llenas de turbulencia, giran alrededor de la duda e incertidumbre que les ocasionan una baja autoestima.


Ya en la tranquilidad de mi casa, y con la sensación muy relajante que produce estar en una hamaca, analicé todo y llegué a la conclusión que nuestra juventud necesita referentes, ciudadanos honestos, modelos para imitar, instituciones serias y organizaciones que trabajen por el bien, pero principalmente padres con valores y virtudes que eduquen en el respeto y en la búsqueda de la verdad y la justicia. Nuestra sociedad requiere con urgencia padres sólidos con disponibilidad de tiempo, para que le tracen a los hijos, límites que le modere su conducta.


Es por eso, que es hora que cojamos el ´toro por los cachos´ y nos convirtamos en padres referentes, para formar ciudadanos de bien y buenos profesionales. Solamente así tendremos una mejor sociedad y podremos gritar a todo pulmón, la canción de Diomedes Díaz, que dice:


Si te inspira ser zapatero


Sólo quiero que seas el mejor


Porque de nada sirve el Doctor


Si es el ejemplo malo del pueblo.

167 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page