top of page
  • Foto del escritorColumna 7

LA MARCHA DE LOS QUE SE MARCHAN

Caicedo detenido/Santa Marta y el Magdalena a reconciliarse/las Familias tradicionales a despertar/el pueblo a ser dignificado.


Por: Ariel Quiroga Vides. Abogado.


Hace unos días, el caicedismo convocó a sus “bases” a las calles, para protestar por la imputación que a paso lento viene bajando del altiplano cundiboyacense, (Tribunal Superior de Bogotá) navegando por Honda (Tolima) y se prevé que dentro de poco toque las cálidas tierras de San Alberto (Cesar), de ahí, apenas agarre la vía que conduce a Bosconia, y luego de pasar por el Copey, es cuestión de tiempo para notar el cambio de nivel de vida, el bajonazo es notorio, se está en el Magdalena, esperemos que esa imputación, al pasar por los pueblos de este departamento no llegue ajada y maltratada, pues el atraso de nuestros territorios es tan notable, que hasta una alegoría pierde bienestar.


Tal parece que la marcha tiene el fin de bloquear las calles que conducen a la casa del gobernador, todo para que la imputación no llegue, y con ella el encierro domiciliario y la separación del cargo, pero señores contratistas y familiares que fueron a la marcha, ustedes no detendrán el requerimiento de la justicia, eso se notifica por correo electrónico.


Una vez terminada mi burla, no a los marchantes, sino a las intenciones de la marcha y a las cabezas que los manipulan, debo preguntar lo siguiente ¿a quién quieren engañar? ¿Quién va creer que las personas que estaban en esa protesta, lo estaban por voluntad y convicción? Si toda Santa Marta y el Magdalena sabe, que el caicedismo se mueve a punta de coacción contractual, de explotación laboral, de humillación y desprecio por las necesidades de los contratistas.


Nadie tiene duda en el distrito, que la mayoría de las personas que se encontraban haciendo el bulto para la puesta en escena del marketing político, estaban allí porque les tocó, porque si no, no hay contrato, les quitan el que tienen, o la esperanza de tenerlo se pierde definitivamente, pues es difícil encontrar en Santa Marta, alguien que todavía le tenga fe a Carlos Caicedo, pues nos ha demostrado (soy el primer decepcionado) que es un pequeño tirano en una republiqueta imaginaria, un hombre incoherente con una megalomanía de temer (trastorno de la personalidad).


Es de risa escuchar en tarima a la señora PACA (la hermana) diciendo que “espera que todos en esa marcha, estén por convicción” cuando ella, siendo gerente de la ESSMAR conminaba a sus contratistas a marchar en cuanto embeleco se le ocurría a su hermano, era triste ver a personas con especializaciones (algunos con más de dos) y maestrías y hasta con doctorados, chupando sol y gritando rosarios al señor Caicedo, no porque querían, sino porque de no hacerlo, iban para afuera, ahí, la educación liberal se sustituyó por el hambre intestinal, y marica el último, todos cuidan su sustento, pero frescos, cójanle el contrato y voten por quien quieran.


También escuché a Ingrid Aguirre, única congresista de Fuerza Ciudadana, gritando, y debo decirlo, no le veo otro talento en la política, que “si tocan a Carlos Caicedo, el pueblo se rebota”. Cosa más hilarante, pues nadie se va a rebotar, nadie sin contrato lo hará, ¡señora! El distrito y el departamento están sumidos en el desorden, el atraso y la pobreza, quien carajos va a dejar de buscar la papa por poner el pecho por un señor que se alejó del pueblo, y se enquistó en una cortecilla sin empatía y cuasi soviética, pues ya se les están saliendo miembros históricos, porque resultaron ser más radicales que los del partido comunista camboyano. (Jemeres Rojos).


Creo que abusaron tanto de los hechos políticos a punta de marchas, que le quitaron el valor, hoy en Santa Marta nadie valora una movilización de Fuerza Ciudadana, todos somos conscientes que es una puesta circense, como ver a las viudas de Joselito carnaval esmerándose porque les crean la agonía, pero es inútil, los espectadores nos reímos, pues sabemos que es la verdadera intención, entonces, es mejor, en lugar de sacar a tantos inútilmente a asolearse, que los abogados del señor Caicedo estén preparando la defensa, abogados que son del interior, pues ni ellos creen en sus propios talentos (conozco a muchos, muy brillantes de acá de Santa Marta).


Para terminar. soy consciente que no pongo un solo voto, pero con estas columnas, también sé con certeza, que sirven para aclarar ideas a muchos que ya empiezan a dudar de los verdaderos resultados y practicas torcidas de Fuerza Ciudadana, por eso seguiré afinando la pluma, es mi pequeño granito de arena.


¡Otra cosa! No nos compliquemos, dentro de las filas de los opositores, que se escoja un solo candidato, al que de verdad agrupe la mayoría de los sueños y tenga oportunidad de ganarle al que ponga Caicedo, pues si no, nos pasará como a la oposición venezolana, nos tocará aguantarnos a un tirano eterno.


Ahora si para terminar, señores de las familias Dávila, Abondano, Vives, Lacouture, Pinedo, De Andreis, Santos, Cotes y demás progenies acaudaladas con tradición política, por favor, entiendan que hoy el voto de opinión si vale, no todo es la plata, que la gente no se ha comido el cuento del odio de clases, (aún hay tiempo), por tanto acérquense a las bases, cúmplanles, y escojan a quien si tenga vocación de ganar, pues tenemos un interés común, y es que este territorio progrese, y nos ha quedado claro que con Fuerza Ciudadana ese sueño no es posible.


Con la espada de mi pluma, seguiré poniendo granitos.


47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

댓글


bottom of page