• Columna 7

EN EL NOMBRE DEL PADRE

Por: Hugo A. Benavides L.


“En el Nombre del Padre” es la historia de un muchacho irlandés, Gerald Conlon (Gerry) quien viaja a Londres en busca de una nueva vida. En Belfast, Gerry era un vago, no estudiaba, no trabajaba, no participaba en política y vivía metiéndose en problemas, era un bueno para nada y siempre contaba con el apoyo y la sobreprotección de su familia.


Sus actos irresponsables ponen en peligro a los miembros del Ejército Republicano Irlandés (IRA) quienes lo amenazan con matarlo si sigue así, entonces su padre, Giuseppe Conlon, corre a defenderlo y lo anima a que busque su futuro en Londres.


Giuseppe acompaña a Gerry hasta el muelle donde va a abordar el barco que lo llevará a su nuevo destino. En el barco se encuentra con su amigo Paul Hill quien también viaja a Londres, en busca de un futuro mejor.


En Londres, los dos amigos buscan a Paddy Armstrong, un irlandés que vive con otros muchachos, en una casa abandonada, donde han instalado una comuna hippie, en ese lugar se percibe la rivalidad entre ingleses e irlandeses.


Gerry y Paul visitan a Annie Maguire, tía de Gerry. Cuando los muchachos vuelven a la comuna hippie, se desata un enfrentamiento por celos de uno de los muchachos ingleses contra Gerry, entonces Gerry y Paul se van de la casa y pasan la noche en la banca de un parque, junto a Charlie Burke (CB) un irlandés de avanzada edad, que hace mucho tiempo viajó a Londres en busca de un mejor destino. Esa noche el IRA comete un atentado terrorista en un bar de Guildford (Londres), la explosión de una potente bomba mata y hiere a varios jóvenes.


Gerry, sus amigos e incluso sus familiares, son acusados, injustamente, de ser los autores del crimen. La policía necesita chivos expiatorios y hace las acusaciones a este grupo de personas que son juzgados y condenados a muchos años de prisión.


En la cárcel, Gerry y Giuseppe comparten una celda en la zona donde están los presos más peligrosos, ellos van compartiendo angustias y recuerdos. Giuseppe nunca baja la guardia y emprende una campaña para obtener la liberación de los condenados. Gerry es pesimista y sólo espera pudrirse entre las rejas.


Poco a poco, Gerry va sacando sus rabias, sus odios, va rompiendo las barreras que lo separan de su padre, comienza a entender su lucha y su vida, empieza a reconocerse en él, va aprendiendo de él, de su ejemplo y de su amor.


La policía detiene al terrorista Joe McAndrew, el verdadero autor del atentado y lo encierra en la misma prisión donde están los Conlon, ahí Joe se enfrenta a quienes ostentan el poder en la cárcel y le enseña a Gerry a tener valor y pelear por sus derechos.


El estado de salud de Giuseppe se deteriora poco a poco hasta que muere en la cárcel, momento en el cual Gerry toma las banderas de su padre, se hace cargo de la campaña para liberar a los presos, colabora con Gareth, la abogada que está llevando el caso ante los tribunales y comienza a estudiar leyes. Finalmente, Gareth descubre una prueba que fue ocultada por los altos mandos de la policía y demuestra la inocencia de los detenidos, logrando su liberación. Al salir de la prisión, Gerry promete, en el nombre del padre, luchar para que no quede ni un solo preso condenado injustamente.


Sin lugar a duda, el protagonista de esta historia es Gerry Conlon, si comparamos al Gerry del comienzo de la película, con aquel del final, vemos que el último es un hombre dueño de sí mismo, responsable de sus actos, es un ser humano que se ha desarrollado en un proceso que es la película misma. Gerry ha hecho un viaje, de Belfast a Londres, de la inmadurez a la madurez, para aprender cosas que lo llevan a ser un mejor ser humano, veamos cómo sucede esto.


Ante las amenazas del IRA, Gerry viaja a Londres en busca de fortuna, su padre Giuseppe, lo acompaña al muelle, ahí le dice “Ve y vive”, algo así como vive tu propia vida o toma tu vida en tus propias manos, mientras se despiden se escucha en el altavoz “Pasajeros de segunda clase abordando”, Gerry es un pasajero de segunda clase, no solamente porque su condición económica no le permite viajar en primera clase, sino porque aún no tiene la madurez para ser un ciudadano de primera.


En Londres, Gerry y Paul Hill, después de pelearse con uno de los muchachos de la comuna hippie, por celos, abandonan el lugar y pasan la noche en un parque, la confrontación también se da a causa de la nacionalidad, donde los irlandeses son discriminados y despreciados, como se confirma con lo que dice Charlie Burke, en la banca del parque.


Gerry y Paul escuchan el estallido de la bomba en el bar de Guildford. La policía interroga al hippie celoso quien acusa a Gerry y a los otros irlandeses de ser los responsables del atentado, la policía los detiene, los tortura y los acusa en un juicio en el que son condenados.


Gerry y Giuseppe Conlon son recluidos en una prisión, en Londres, cuyo interior tiene forma de jaula de pájaros. Durante el tiempo que comparten en su celda, padre e hijo pueden hablar y encontrarse con sus afectos más profundos, su papá le recuerda la época de niñez, le habla del amor, de la familia, del trabajo, de la responsabilidad.


Los Conlon son rechazados en la cárcel y no pueden mezclarse con el resto presos, pues son tildados de ser terroristas muy peligrosos. El gran proyecto de Giuseppe es salir libre junto con su hijo y para eso contacta a una abogada, Gareth, que será una pieza clave para el desenlace de la historia.


A la cárcel, donde están los Conlon, llega Joe McAndrew, el terrorista autor del atentado, pero la policía no se atreve a acusarlo. Joe se une a los presos para comer con ellos y estos lo rechazan, él da la pelea y los otros presos peligrosos, entre ellos Gerry lo apoyan. Después el terrorista habla con el mafioso que tiene el poder dentro de la cárcel y logra, con amenazas, que nunca más vuelvan a molestar a los Conlon ni a sus compañeros de piso. Joe le muestra a Gerry que él también tiene poder.


Ante una protesta de los presos, el jefe de la guardia, Barker, llama a los antimotines y reprime a los revoltosos, entre ellos están Gerry y Joe, este último jura vengarse de Barker, diciéndole “Acaba de firmar su sentencia de muerte”.


La salud de Giuseppe va empeorando y muere. En este momento Gerry ya ha hecho suyas las enseñanzas de su padre y está listo para andar su propio camino (desaparece el personaje del papá porque los valores que representaba ya están en el interior de Gerry).


Gerry continúa con la campaña de su padre, habla con Gareth y se encarga de las comunicaciones con la gente que, desde afuera de la prisión, está interesada en apoyar su causa.


En la cárcel se proyecta para los presos la película “El Padrino”, mientras se está proyectando la escena donde El Padrino habla con su hijo y señalándole a su nieto le dice: “Tu hijo cada día se parece más a ti” (lo mismo que ha sucedido entre Gerry y Giuseppe), Joe y algunos otros presos interrumpen la proyección, le echan a Barker gasolina y Joe le prende fuego.


Gerry está conmocionado, le dice a Joe “Nunca había sabido lo que era querer matar a alguien, eres un tipo muy valeroso” aquí Gerry aprende lo que es el valor, y saber lo que era querer matar a alguien, además de referirse al drama que acabamos de ver, también se refiere a él mismo, a querer matar al antiguo Gerry, al vago, a esa persona que no quería ser alguien mejor.


Joe es enviado a otra prisión, como personaje ya cumplió su cometido (los valores que representaba ya hacen parte de la vida de Gerry). Gareth descubre que había pruebas que se ocultaron a los jueces, logra que el caso se reabra y los presos son declarados inocentes.


“En el Nombre del Padre”, además de recrear la historia real de la condena de los cuatro de Guilford, es la historia de la lucha de Gerry Conlon por volverse un hombre dueño de su propia vida y lograr así, la verdadera libertad.


Si miramos el contexto donde se desarrolla la película, la lucha del IRA contra los ingleses, se puede establecer un paralelo entre la historia del IRA y la historia de Gerry, el filme adquiere una dimensión política, que nos habla de cuál es el conflicto entre Irlanda del Norte e Inglaterra, y cómo los irlandeses, al igual que Gerry, quieren ser dueños de su propio destino.


Los diálogos de la película, así como los escenarios están llenos de imágenes que se convierten en símbolos y enriquecen el tema, de alcanzar la libertad, como lo he planteado. Por eso me encanta esta película, me parece que es un buen ejemplo de cómo las imágenes y las palabras, bien utilizadas, adquieren una fuerza que trasciende lo anecdótico y enriquecen el sentido del filme.


Esta es una interpretación muy general, no es exhaustiva es una invitación para que usted, que está leyendo este análisis, vuelva a ver la película y proponga otros análisis más profundos, más detallados y muy interesantes.


El director de esta película es el irlandés Jim Sheridan, quien escribió el guión junto a Terry George, basado en el libro de Gerry Conlon.

14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo