• Columna 7

Editorial 22 de agosto: CON EL CAMBIO CLIMÁTICO NO SE JUEGA

De acuerdo con el nuevo Reporte del Estado del Clima en América Latina y El Caribe 2020 de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), las peores sequías en 50 años en el sur de la Amazonía y el récord de huracanes e inundaciones en Centroamérica durante 2020 son la nueva normalidad que le espera a América Latina.


En ese orden de ideas, América Latina y el Caribe es una de las regiones más afectadas del planeta por causa del Cambio Climático y los fenómenos meteorológicos externos que están causando graves daños al agua, a la energía, a la salud, a la comida, al desarrollo socioeconómico de la región y por supuesto al bien más preciado que podemos tener: LA VIDA.


El reporte señala que los eventos relacionados con el clima y sus impactos cobraron más de 312.000 vidas en América Latina y el Caribe y afectaron a más de 277 millones de personas entre 1998 y 2020.


Las olas de calor serán cada vez más intensas, la disminución del rendimiento de los cultivos estará a la orden del día, incendios forestales, agotamiento de los arrecifes de coral y los eventos extremos del nivel del mar, serán más intensos.


América Latina y el Caribe seguirán enfrentando graves crisis socioeconómicas debido a los eventos hidrometeorológicos extremos. La recuperación posterior al COVID-19 con seguridad será un gran desafío para la región.


Por otra parte, de acuerdo con en el Índice de Riesgo Climático de la Infancia de UNICEF, alrededor de 1000 millones de niños, casi la mitad del total de 2200 millones que hay en el mundo, viven en alguno de los 33 países considerados de “muy alto riesgo” por su exposición a los efectos del cambio climático, un fenómeno que pone en peligro su salud, su educación y su protección, y los expone a enfermedades mortales.

Es una verdadera desgracia que el cambio climático sea la mayor amenaza para el futuro de los niños y jóvenes. Somos los adultos los que tendremos que darle solución al desastre que hemos provocado. Los niños son más vulnerables que los adultos a los fenómenos meteorológicos, las enfermedades y otros daños causados por el cambio climático.


Se hace un llamado de atención a todos los organismos nacionales e internacionales, pues si no nos preocupamos con las siguientes cifras que brinda el último informe del Índice de Riesgo Climático de la Infancia de UNICEF, desconocemos que nos podría preocupar, pues el futuro del planeta y de las generaciones que vienen detrás de nosotros está en nuestras manos.


El Índice de riesgo climático de la infancia revela los siguientes datos:


1. 240 millones de niños están muy expuestos a las inundaciones costeras.

2. 330 millones de niños están muy expuestos a las inundaciones fluviales.

3. 400 millones de niños están muy expuestos a los ciclones.

4. 600 millones de niños están muy expuestos a las enfermedades transmitidas por vectores.

5. 815 millones de niños están muy expuestos a la contaminación por plomo.

6. 820 millones de niños están muy expuestos a las olas de calor.

7. 920 millones de niños están muy expuestos a la escasez de agua.

8. 1000 millones de niños están muy expuestos a niveles cada vez más elevados de contaminación atmosférica.


¿Y, usted que está haciendo por el cambio climático y por los niños del planeta?

26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo