• Columna 7

DEL DERECHO PENAL EN TIEMPOS INDEPENDENTISTAS

Por: Cristian Morelli E.


Nuestro país, como diversos países latinoamericanos, padeció la influencia del conquistador. España impuso sus reglas, costumbres, religión y demás aspectos socioculturales que hasta la actualidad nos acompañan de cierta manera. La liberación de Colombia del yugo español, es el punto más significativo y representativo de nuestra historia como nación y sociedad, ello no fue un resultado fácil de conseguir, los próceres independentistas de la mano del pueblo, tuvieron que atravesar un camino largo y tortuoso para marcar el punto de partida de un nuevo modelo político y de organización social, inclusive algunos de ellos cayeron en medio de su lucha altruista a causa de las arbitrariedades autoritarias de la época; cuyo ejercicio estaba minimizado al querer del monarca.


Los métodos de los conquistadores de la época eran sumamente tenebrosos y desproporcionados, sus prácticas estuvieron dirigidas a destruir toda oposición y resistencia, a castigar ejemplarmente a los revolucionarios y a sus simpatizantes, y a erradicar las ideas liberales que fundamentaban la independencia. La dinámica represora monárquica se valió de diversos instrumentos, entre ellos figuraron: El Consejo de Purificación, El Consejo Permanente de Guerra, La Junta de Secuestros y La Inquisición.


El sistema judicial de la época no existía como tal, puesto que para hablar de sistema judicial, el mismo debe estar articulado con principios, postulados y valores legales, que establezcan garantías judiciales e inequívoco reconocimiento al debido proceso. Fue el Consejo Permanente de Guerra el tribunal al cual se le endilgó la función de juzgar y condenar a los revolucionarios, quienes lo integraban eran funcionarios supeditados a la voluntad de Pablo Morillo, un militar español que representaba los intereses conquistadores de la corona española. La única defensa del desventurado que tenía la calidad de acusado, era la asignación de un defensor español, por lo mismo la gran mayoría terminaban finalmente en el patíbulo, esto era una inaceptable negación del derecho.


Los instrumentos represores de aquel entonces produjeron todo tipo de sanciones y castigos con el fin de aplacar el ánimo libertario de la sociedad y de quienes lideraban el mismo, entre ellos se efectuaron: sentencias de muerte y ajusticiamientos, confiscación de bienes, encarcelamientos, castigos corporales, trabajos forzados, penas pecuniarias, destierros y confinamiento. Se me eriza la piel de solo pensar en las barbaries realizadas por el aparato tirano de aquellos tiempos, por eso es menester recordar en esta fecha a esos grandes patriotas que marcaron un hito en la historia nacional, especialmente a aquellos que no tuvieron el honor de morir en el campo de batalla luchando con su vida por los derechos de sus congéneres, sino que perecieron en manos de un ambicioso y egoísta imperio que no saciaba su sed de riqueza y poder.


Al general Francisco de Paula Santander se debe el primer intento de codificación en materia penal, que se hizo realidad en el estatuto penal de 1837, el cual con diversas modificaciones rigió en la práctica durante un siglo. Establecer una codificación común y delimitada, representa una máxime de toda nación libre e independiente, que persigue un orden social y bienestar general, al margen de todo desafuero.


La mejor forma de elogiar la faena de nuestros antecesores, es cumplir los deberes constitucionales y hacer cumplir nuestros derechos de conformidad con las herramientas constitucionalmente establecidas, en lo personal me enerva cada vez que sale a la luz cualquier tipo de instrumentalización de la justicia atendiendo intereses oscuros. Cada fallo condenatorio, acusación judicial y destitución gubernamental parcializada, es un insulto para esos valientes héroes que entregaron su existencia por nuestra libertad.


Es de vital importancia resaltar que volver a épocas ya superadas, en las cuales las bases del derecho no se fundamentaban en la dignidad humana, seria retroceder socialmente, cosa que no tendría sentido y seria la supresión del desarrollo constitucional que nos cobija por ser una nación libre e independiente.


Feliz día de la independencia a mi amada patria colombiana, el país que me vio nacer y anhelo me vea exhalar mi último suspiro en la tierra. ¡Viva Colombia!


#VivaColombia #Derechopenal #Libertad

163 vistas

© 2020 Desarrollo web by WAKAR MEDIA & BUREAU

Dirección General: Rafael Porto C.