• Columna 7

CON LOS PIES EN LA TIERRA Y EL ESPÍRITU EN EL CIELO

Por: Odilón Adán Robles. Escritor mexicano. Autor de los libros: “Libérate de ti mismo” y de “Si caminas te sigo”.


Somos seres humanos con muchos complejos hereditarios y en cada generación, vamos mejorando poco a poco. Mejoramos la condición física y cuando somos persistentes, hasta los miedos y malos hábitos los trascendemos.

Pese a todo ello, llega el momento donde nos sentimos limitados. No falta el gobierno abusivo que con su poder trata de intimidarnos y vemos un límite poco favorable. A veces los delincuentes, o una enfermedad, un virus que nos reta y el miedo se apodera como si todo el poder que tenemos por ser seres vivos, se nos acabara.


Es en esta parte donde tenemos que indagar y trabajar con nosotros mismos, para descubrir nuestro verdadero poder, por que somos vida hecho carne y no tenemos menos privilegios, porque la vida es una sola; es decir, ningún gobierno pese al poder que tiene debe apantallarnos, mucho menos intimidarnos. Ningún delincuente pese a sus armas y mañas para atormentar lo debemos de ver con alguien superior a nosotros.


Pero de aquí surge una pregunta. ¿Cómo le hago para vencer ese miedo que siento?, o ¿ese límite que descubro cuando me siento acorralado?. La respuesta obviamente no es tan fácil. Pero es aquí donde entra el coraje de trascender. Lee libros relacionados al potencial humano. Libros de psicología trascendental, filosofía, física cuántica: libros que traten temas de ADN y demás y aparte de todo ello. Mantente en silencio lo mas que puedas porque en el silencio, logras que tu energía, o la energía que se arremolina en ti, se acomode o se junte; porque en el silencio al no haber parloteo mental, tu energía se junta por así decirlo y al juntarse, te da todo el poder para trascender.


Cuando el miedo se esfuma por el poder de tu presencia, no hay ningún ser humano pisando la tierra que pueda menospreciarte, porque te vuelves la totalidad andante. Te vuelves el “infinito” en cuerpo que se mueve y te percibes como un ser adimensional y hasta espacial.

Muchas gracias por leerme, un saludo desde Tehuacán (Puebla, México).

16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo