• Columna 7

CARTA AL MAESTRO

“La Ley verdadera es la recta razón de conformidad con la naturaleza y tiene una aplicación universal, inmutable y perenne, mediante sus mandamientos nos insta a obrar debidamente y, mediante sus prohibiciones, nos evita obrar mal.”


Marco Tulio Cicerón.


Por: César Fernando Mercado Durán.


Excelentísimo y distinguido profesor - amigo JOSÉ ARIEL PARRA VEGA -, con mucha impotencia, sorpresa y sobre todo tristeza debo referirme a ti MAESTRO, como quien en un parpadear te nos adelantaste en el sueño eterno, hoy anonadado por tu ausencia terrenal no tengo palabras que figuren tu grandeza como persona, tu fe y conocimiento, mi querido hermanazo. Pero gracias a ello hoy eres y serás recordado por miles de estudiantes de distintas generaciones sedientos de conocimientos y que encontramos en ti y tu forma especial de enseñar la verdadera razón del SER.


Durante muchos años escuché tu distintivo y especial renombre por parte de los de once grado en el Colegio Franciscano San Luis Beltrán. Desde la primaria tuve el sueño de crecer, tener barba como ellos y conocer a los profesores que ellos reiteraban y nosotros solo escuchábamos, repetíamos sin conocerlos, pero con el pasar del tiempo observarte en los pasillos, sala de profesores o salir en tu recordable Mazda rojo, saludarte como si fuera tu amigo y obtener de ti una respuesta con una cálida sonrisa manifestando ¡HERMANAZO!, siempre con fina e impecable presencia, de corbata y camisa manga larga y para mí, desde ese entonces te convertiste en un ser a quien me quería parecer cuando fuera grande. ¡Que recuerdos inolvidable AMIGO!


Años después, observarte y escucharte discernir académicamente con mi amada madre, cuando ambos cursaron la especialización de docencia universitaria en la UCC, hizo en mí crear un prototipo de ser distinto a los demás, el cual se nutría de respeto, admiración y finos toques de nobleza impregnados de conocimiento y servicio.


Hasta el año 2005 llegó mi turno recordado Hermanazo. Siendo estudiante de décimo grado, me correspondió ser tu discípulo en la materia denominada cultura religiosa o cultura franciscana, no sé si hoy exista, pero era una materia distinta y muy recordada, porque no era religión, tampoco filosofía, era una asignatura cargada de principios, muchos de ellos inmutables, pero aplicados en la realidad y fue de esa manera que se fue forjando en mí un espíritu de liderazgo compactado con la vocación de servicio, como nos lo enseñó San Francisco de Asís. Fueron horas de paciencia que me dedicabas, moldeando mi carácter impetuoso para aquella época y me repetías: “si deseas poder, debes convencer y para alcanzarlo, no es a través de la fuerza, sino de argumentos sólidos”.


Al año siguiente te ausentaste del colegio, pues te dedicaste exclusivamente a la Universidad, allí te manifesté mi intención de ser personero estudiantil, noticia que te agradó y convencido te referiste a mí como un estudiante diferente con personalidad y me auguraste el triunfo que gracias a Dios se materializó de manera contundente.


Nos volvimos a encontrar recordado Maestro en los pasillos de la Universidad Sergio Arboleda, como primiparo no tuve la oportunidad de recibir tus clases, pero dichoso para gloria de mi vida personal y académica desde segundo semestre en adelante hasta el último compartimos como profesor – alumno. Cada vez más aumentaba la exigencia desde la metafísica hasta la filosofía del derecho, pero ninguna de tus exigencias como los trabajos de clases a manuscrito, exposiciones de filosofía para nada sencillas estrecharon mi admiración y obediencia hacia ti gran PROFESOR.


Durante mi instancia en el pregrado, me formaste con vocación de excelencia como monitor de derecho en compañía de tu gran amigo Carlos Julio Agudelo. Me formaste en la investigación y sobretodo con tus consejos en la vida pública, me enseñaste como debía actuar un SER VIRTUOSO, me indicaste que no me desprendiera de mis principios para hacer de la política el arte de SERVIR. Hoy tanto lo recuerdo y lo aplico excelentísimo JOSÉ ARIEL.


Como profesional, sin merecerlo me diste espacios aún más profundos en la academia, confiaste en darme la oportunidad de ser asesor, jurado de múltiples tesis y te alegró el día que te manifesté que deseaba iniciar un grupo de investigación de Derecho Parlamentario o Legislativo, no por lo usual de la investigación, sino por el control que deseábamos imponer en nuestros parlamentarios al exigir verdaderos resultados con vocación de cambio a favor del pueblo. Fueron tantos momentos mi amigo que con la tristeza que me embarga te recuerdo con mucha complacencia y agradecimiento por todos los espacios, consejos y oportunidades brindadas.


Compartimos mucho el 2019, año bendecido y de muchos retos para nuestras vidas personales y académicas, desde el punto de vista personal llegamos a las secretarias en compañía de nuestro especial aliado Álvaro Lastra, juntos coincidimos que la calidad de la educación de Santa Marta, debía cambiar y fuiste tú MAESTRO quien debía representar tan alta dignidad a favor de los samarios, así como lo lograste en la Universidad con la obtención de la acreditación institucional de la amada escuela de Derecho, soñamos que lo lograrías en educación distrital, pero fue corto el camino, no sabemos en si que paso pero siempre aceptamos tu voluntad HERMANAZO. La vida es un rato mi amigo, contigo lo comprobé, hoy los títulos, los cargos, el crecimiento personal y académico, se pueden derivar en varias etapas en distintas oportunidades, pero la insospechada muerte es un solo momento. A nombre de la ciudad, del colegio, de la Universidad, de mi familia y mío personal HERMANAZO te damos las GRACIAS. Eres un ser valioso, espléndido y único que inspiras aprecio, cariño y mucha devoción.


Te deseo un maravilloso viaje eterno HERMANAZO, tranquilo y disfrutando de tus buenas obras en este espacio terrenal. Mi respeto y admiración por siempre JOSÉ ARIEL PARRA VEGA. ¡Hermanazo, seguirás siendo luz en la fe y el conocimiento de nuestra generación, una despedida para siempre de PAZ Y BIEN!


#Cartaalmaestro #Hermanazo #JoseArielParra

161 vistas

© 2020 Desarrollo web by WAKAR MEDIA & BUREAU

Dirección General: Rafael Porto C.