• Columna 7

A LA CULTURA ES INDUDABLE QUE AÚN LE HACE FALTA UN MARCO JURÍDICO MÁS INDEPENDIENTE

Por: Ramón Palacio Better.


Lamentablemente en estos tiempos del siglo XXI, los recursos económicos para invertir en cultura siempre están supeditados a decisiones que no son inexplicablemente de gran interés, especialmente de quienes dirigen y elaboran los presupuestos de la nación. Siempre los organismos dedicados a fomentar y extender nuestra cultura, están supeditados a los dineros que el organismo reciba, como resultado de las negociaciones, cuyas ridículas cantidades, hacen parte de las desusadas expresiones populistas antidemocráticas del plan “si me alcanza”.


La cultura no cuenta con unos presupuestos independientes propios, nuestra cultura recibe menos dinero cada día, son unos organismos huérfanos, solo dependen de las migajas que el gobierno les destina. El desinterés y respaldo a la cultura en el país y en regiones de Colombia, como en Santa Marta, es muy desafortunado, lamentable y muy penoso especialmente en un país que anualmente mide con excelencia el tamaño de sus economías, no alcance a invertir con equidad y ecuanimidad, lo que realmente debe destinar presupuestalmente a la cultura de su país y de sus regiones. Sin embargo, a pesar de los recuperables índices en este gobierno, no es nada, lo que reciben nuestros organismos por concepto de cultura.


El valor de nuestro patrimonio cultural, es insustituible, nuestra historia es el nacimiento de la cultura colombiana, desde el año 1499, cuando fueron bordeadas nuestras costas y solo 38 años más tarde, don Gonzalo Jiménez de Quesada, comenzó la conquista del imperio Chibcha y fundó a Bogotá. Cuando esto ocurría, ya en Santa Marta y el Magdalena gozaba de su existencia y de un gran prestigio, como centro y base fundamental e indispensable para las expediciones de los conquistadores que se dirigían al interior del país. La cultura, la recreación y el turismo de nuestro departamento contiene además, genuinos eventos de mucha importancia y trascendencia; Sin embargo al gobierno nacional no le interesa, en lo absoluto. Por ejemplo, Santa Marta cuenta con sus “Fiestas del Mar”, también “El Aniversario de fundación de la Ciudad”, “El Festival Internacional de Teatro del Caribe”, “El Festival de Tamboras del Caribe”, y además con “El Festival Folclórico del Magdalena”. “Efemérides Bolivarianas, 24 de julio aniversario del natalicio de Simón Bolívar y el 17 de Diciembre aniversario de la muerte del Libertador Simón Bolívar en nuestra Bolivariana Ciudad de Santa Marta.”


La Sociedad Bolivariana del Magdalena, tradicional institución sin ánimo de lucro realiza constantes y múltiples actos culturales e históricos a la memoria del Libertador Simón Bolívar ¿Cuánto invierte el gobierno nacional en estos necesarios, benéficos e importantes eventos culturales e históricos de la ciudad? ¿Cuánto invierte el gobierno en las Cátedras Bolivarianas que extiende y difunde la Sociedad Bolivariana del Magdalena en los Centros educativos de la ciudad y del departamento del Magdalena? El Municipio de Fundación, igualmente cuenta con “La Feria Ganadera”, en el Municipio de San Sebastián, se lleva a cabo “El Festival del Chandé”. En el Municipio de Ciénaga, también se efectúan las tradicionales “Fiestas del Caimán”. En el Banco, “El Festival de la Cumbia”. Y en el Municipio de Plato se realiza el tradicional, “Festival del Hombre Caimán”.


El Distrito de Santa Marta, además cuenta con más de una docena de Bienes Muebles e Inmuebles, materiales e inmateriales de Interés Cultural de la Nación, totalmente abandonados, Aracataca tiene la Casa natal de García Márquez, Ciénaga también cuenta con un Centro Histórico importante y varios Monumentos. El departamento además cuenta con un extenso patrimonio cultural e histórico en innumerables edificios, religiosos, institucionales, centros vacacionales, parques, plazas públicas, monumentos, esculturas, bustos, estatuas, pedestres, ecuestres, yacentes, sitios arqueológicos y paleontológicos, anticuarios, museos, sitios turísticos, las ciénagas, parques naturales arqueológicos y turísticos, el río Magdalena, el mar Caribe, la Sierra Nevada de Santa Marta.


Como también el palpable abandono presupuestal en que se encuentran los organismos dedicados por completo a la historia, a la academia y que registran información segura, valiosa y confiable de estos diferentes sectores de nuestra cultura y de nuestro pasado. Solo con presupuestos económicos de inversión suficientes se podrán atender mucho mejor, esta gran parte de nuestra historia y de nuestras costumbres que son inherentes a nuestros modos de ser y a nuestra calidad de vida, presupuestos y apoyos que nos pudiesen brindar un marco jurídico de mucho más independencia y mejor con el que actualmente contamos. El actual estado del Archivo Histórico del Magdalena, considerado como el segundo acervo histórico más sobresaliente y documental de la Cuenca del Caribe, no cuenta con unos presupuestos suficientes para mejorarlo logísticamente y condicionarlo a la altura que se merece, tanto en sus áreas como en su arquitectura y funcionamiento.

Ni de que hablar de la Sociedad Bolivariana del Magdalena, tradicional y respetada institución cultural de la ciudad y del departamento, evidente muestra patética, de la irrespetuosa como terrible indolencia y dejadez institucional, del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, toda vez, que el ICANH, durante el gobiernoSantos, arbitrariamente desaloja injustamente e ilegalmente de su legítimo inmueble, sede administrativa de la Sociedad Bolivariana del Magdalena; bien inmueble adquirido por el gobierno del presidente Belisario Betancur Cuartas, a petición de los bolivarianos y entregado a los bolivarianos para que fuese únicamente sede exclusiva de la Sociedad Bolivariana del Magdalena, como lo establece e indica la ley, y no del ICANH, como lo ordenó el gobierno de Juan Manuel Santos. Demostrándose así, comprobada ilegalidad en dicho proceso administrativo por parte del Ministerio de Cultura del Gobierno Santos, promoviendo desalojo, injusticia, desafuero, abuso, atropello, vejación, ultraje e impunidad administrativa, como igualmente, la falta de amor y especial respeto moral con nuestra historia bolivariana por excelencia y antonomasia, fundamentalmente ante la insustituible tradición regional y local de Santa Marta como primera ciudad histórica y cultural fundada en Colombia, donde murió el Padre de la Patria Simón Bolívar y Libertador de cinco naciones del Continente Americano.

32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo