• Columna 7

10 POEMAS PARA ENAMORAR

Actualizado: jul 19

Por: Jairo Arturo Fontalvo Sarmiento.


Hoy repunta el sol con más fuerza indeclinable, su destello se asoma en mi ventana, me levanto y retumba en mis oídos la voz de Dios, pero también la de mis seres queridos, la limpieza se hace necesaria y los alimentos inevitables, abro la puerta para responder al trabajo y llegas tu mujer a darle flor al día en la terraza de mis sueños.


Así como las aves se afanan buscando su nido, yo me apuro para verte, así como el mar sueña con besar a la playa, yo me ilusiono para besarte, así como el sol espera que la luna aparezca, yo te espero para abrazarte, así como el arco iris le saca una sonrisa al cielo, yo canto para alegrarte, en fin, así como Dios enseña el amor a sus hijos, yo oro en silencio para amarte.


El tiempo somos tu y yo, cada instante contigo es toda una vida, cada segundo tuyo es un pálpito de mi corazón, no hay minutos sino caricias, abandonemos el ruido de las horas, la paz de un gran día nos acompaña, nuestros años de amor también.


Si hoy me pidieras algo, te lo daría con amor porque mi existir es impredecible. Si hoy mi pidieras algo, te haría muchas poesías porque mi musa no es eterna. Si hoy mi pidieras algo, te diera todas las flores para que el jardín de tu belleza nunca perezca, en fin, si hoy me pidieras algo, te entregaría un corazón similar al de Dios para que tu corazón eternamente esté conmigo.


Las aves vuelan para sentirse libres, las estrellas brillan para hacerse notar, las flores germinan para mostrar sus colores, el sol se esconde para besar a la luna y mi corazón vive para amarte a ti.


Una mirada tuya hizo que la estrella de mis letras se convirtiera en un universo de poemas. Una mirada tuya me impulsó a subir la montaña más alta del amor. Una mirada tuya me hizo recordar los ojos amorosos de mi madre. Una mirada tuya me enseñó a contemplar la belleza de las flores. Una mirada tuya hace que el día sonría en medio de la triste noche. Una mirada tuya me devuelve la esperanza para luchar en la vida, en fin, una mirada tuya me elevó a Dios para pedirle que tus lindos ojos nunca me dejen de mirar.


¿Donde están los girasoles? para qué pregunto, si ya los vi en tu mirada. ¿Donde están las trinitarias? para qué pregunto, si ya las vi en tu elegancia. ¿Donde están las orquídeas? para qué pregunto, si ya las vi en tu sonrisa. ¿Donde estás tú? para qué pregunto, si ya tu alma está floreciendo en mi corazón.


Me gustas cuando sonríes, porque eres luz en medio de la oscuridad. Me gustas cuando sonríes, porque el mar de tus labios besa a las olas rebeldes. Me gustas cuando sonríes, porque tu alma y mi alma se unen para siempre. Me gustas cuando sonríes, porque le sacas una risa al sol impaciente. Me gustas cuando sonríes, porque mi tiempo se detiene con solo verte, en fin, me gustas cuando sonríes, porque Dios se muestra a través de ti.


El cielo no te lo daría porque su propietario es Dios, El mar tampoco porque sus dueños son los peces, los paisajes mucho menos porque las aves ya se apropiaron, siendo así, lo único que tengo para darte es mi CORAZÓN porque además de ser su legítimo dueño, ya tu MUJER te lo habías ganado antes de haber nacido.


El paisaje imponente y el mar desafiante se rindieron ante ti por tu belleza samaria que desfilaba por las playas, las olas engreídas sintieron celos al ver que sus labios besaron a la orilla, cuán inalcanzable mujer de las aguas marinas, que un río enamorado desembocó en tus entrañas para poder acariciar tu elegancia de Sirena.

159 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo